fbpx

Estafador de YouTube que obtuvo de manera fraudulenta $23 millones en regalías se declara culpable

Estafador de YouTube que obtuvo de manera fraudulenta

La moderación del contenido de YouTube, incluida la prevención de infracciones de derechos de autor, está casi completamente automatizada. De eso se trata el Content ID. Gracias a la mano dura de las industrias de contenido se garantiza que este proceso automatizado se considere, según ellos, infalible, lo que naturalmente ha generado miles de reclamos de derechos de autor falsos que afectan negativamente a los creadores de contenido y sus canales.

¿Qué pasó?

Lo sorprendente de esta estafa no es que sucediera. Lo increíble es que se prolongó durante cuatro largos años resultando ser para quienes la ejecutaron, un negocio muy lucrativo. La pareja detrás de esta estafa multimillonaria fue descubierta y acusada el año pasado, pero solo después generar anualmente la cuantiosa suma de 5 millones de dólares.

El caso, Estados Unidos de América vs. Webster Batista Fernández y José Terán, revela una estafa masiva de identificación de contenido que generó más de $20 millones para el hombre de 36 y 38 años de edad de Scottsdale, Arizona y Doral, Florida.

Los conceptos básicos son sencillos. Desde algún momento de 2017 hasta al menos el 30 de abril de 2021, Fernández y Terán comenzaron a monetizar música en YouTube para una amplia biblioteca de más de 50,000 canciones, de las cuales no tenían los derechos.

La pareja representó falsamente a YouTube y a una empresa intermediaria identificada solo por las iniciales A.R. que eran los propietarios de la música y tenían derecho a cobrar pagos de regalías por su uso en YouTube. En algunos casos, los acusados ​​utilizaron documentos falsificados que decían ser de artistas que declaraban que la pareja tenía los derechos para monetizar su música.

Hay (más o menos) un final feliz aquí. Uno de los estafadores se declaró culpable.  

De acuerdo con el acuerdo de culpabilidad, Fernández y su equipo buscaron en YouTube canciones que no estaban monetizadas, cargaron sus propios mp3, enviaron reclamos de derechos de autor sobre las cargas existentes y comenzaron a ganar dinero. El acceso al sistema de administración de contenido de YouTube se obtuvo después de que Fernández convenciera a YouTube de que él y su compañía (MediaMuv LLC) tenían una biblioteca de 50.000 canciones que deseaba monetizar. 

Fue una estafa asombrosamente exitosa y apunta a una de las mayores debilidades en los esfuerzos anti-infracción de YouTube: la plataforma no tiene la cantidad de tiempo necesaria, y mucho menos el personal, para detectar a los estafadores antes de que se lleven una gran cantidad de dinero y/o destruyan la red. Esto se debe a que el sistema está sesgado para creer en aquellos que ejercen derechos de propiedad intelectual en lugar de aquellos cuyo contenido puede haber sido marcado inadvertidamente o maliciosamente. Ese enfoque deja a las víctimas al margen mientras recompensa a los abusadores malintencionados del sistema con ganancias inmerecidas.

Artículos relacionados

¿Te gustó este artículo?

Comenta